Instagram
Something is wrong.
Instagram token error.
Image Alt

Historia

Micah True

Caballo Blanco

Ya con el pelo largo y el cuerpo delgado, Micah True hizo un viaje hasta las Montañas Rocosas en Boulder, Colorado, y, al parecer, el paisaje lo transformó. Comenzó a correr hasta 170 kilómetros a la semana y a convertirse en un verdadero aficionado de largas distancias. Gustaba de correr en solitario y mientras más alejado de la civilización, mucho mejor.

En 1993 se animó a participar en la Leadville Trail 100 (100 millas o un poco más de 160 kilómetros), en la que los vencedores necesitaban entre 18 y 30 horas para llegar a la meta. Un promotor llevó a dicha competencia un puñado de “campesinos mexicanos” que vivían escondidos en la sierra de Chihuahua.

Michael Randall Hickman

O Micah True

Abandonaba nuevamente su país, para perderse en territorio de rarámuris y narcos.

 

Micah se convirtió en Caballo Blanco, aprendió a convivir con los indios tarahumaras, a comer plátanos y tortillas, a vivir lejos del mundo moderno y a poner nombres de animales a los forasteros amistosos (cómo le tocó a nuestro personaje).

El gringo loco convivió con las tribus, fue invitado (con el tiempo) a comer con los indígenas, a beber su alcohol, a conocer su miseria y explotación de extraños.

Ultramaratónica (2006)

Caballo Blanco decidió abogar por los rarámuris, y lo llevo a organizar su propia carrera ultramaratónica (2006), donde los premios para los pies ligeros llegaron en especie: granos, animalitos, ropa.

 

Decenas de corredores extremos del mundo atendieron las invitaciones para desafiar, de noche y día, a los incansables fondistas que vestían camisa y taparrabo. Los corredores de piel morena tenían un verdadero amigo.

ATRÉVETE A VIVIR ESTA EXPERIENCIA